Los vecinos desalojados se reúnen con el Ayuntamiento y la dirección de obra

Los vecinos desalojados por el deslizamiento del cerro Pui Pinos ocurrido el 18 de abril en Alcañiz se han reunido en el Salón de Plenos con el Ayuntamiento y la dirección de la obra. Esta reunión ha tenido el objetivo de informar de primera mano a los afectados de las labores técnicas que hasta ahora se han hecho y lo que se va a hacer a continuación. Cabe destacar que se mantuvo una reunión con los representantes de la plataforma de afectados hace dos semanas.

Desde la dirección de obra, asumida por la empresa EID, se les ha explicado desde los primeros pasos que se llevaron a cabo hasta ahora. En un primer momento, se realizó una retirada de los escombros desde la parte superior del cerro hacia abajo de manera controlada. De esta forma, se pretendía que no hubiera más derrumbes y que otras viviendas quedarán afectadas asegurando lo máximo posible la zona.

El siguiente paso que se ha hecho ha sido la realización de un canal en el centro del cerro por el que se empujan los restos de tierras. Para ello, también se ha despejado la parte inferior. En los laterales, donde había gran cantidad de escombros, se realizó un primer triaje en el mismo lugar. A partir de ese momento, se ha estado llevando a una planta destinada a este fin, donde los vecinos podrán revisar sus pertenencias.

Según la dirección de obra, las dos viviendas en situación más crítica tienen hasta la primera planta de tierra. Se calcula que a lo largo de esta semana puedan retirarla de la parte de atrás y se pueda realizar otro triaje. En este sentido, la dirección de obra ha reiterado que el riesgo cero no existe y que las dos entradas a los domicilios para recoger los enseres que se han hecho hasta ahora han sido porque estas casas tienen menor riesgo. También se espera que a lo largo de esta semana se pueda empezar a desescombrar las cocheras situadas en la parte de abajo. En este respecto, serán técnicos especializados de la empresa los que entren.

En esta reunión, se ha querido transmitir a los vecinos que lo más urgente ya está hecho y que se ha actuado razonablemente siguiendo un procedimiento de seguridad. Los siguientes pasos serán estudiar si las viviendas que han quedado en pie son estables y también si lo son los laterales del cerro. En este sentido, se tomarían medidas de seguridad para evitar futuras situaciones similares.

En este encuentro, los vecinos también han transmitido sus dudas respecto a esta situación. Entre varias cuestiones, han preguntado si podrán estar presentes en el momento del desescombro de las cocheras situadas en la parte inferior para intentar salvar algún enser indicándoles su ubicación previamente a los operarios que intervendrán allí. Desde el Ayuntamiento, se les ha informado que se tomarán las medidas necesarias para hacerlo de una manera controlada. Otra cuestión que les preocupa es la seguridad en la zona. Han pedido que se incremente la vigilancia por miedo a que otras personas puedan entrar y sustraigan objetos de sus viviendas. También han demandado más comunicación por parte del Ayuntamiento. En este sentido, el Consistorio tiene la intención de que celebrar reuniones como la de esta tarde cada ocho o diez días para mantener a los vecinos lo más informados posible y estar en constante comunicación.

Hasta el momento, trabajan en la zona cuatro equipos de profesionales: la empresa EID –formada por arquitectos, ingenieros de caminos y aparejadores-; los técnicos municipales, los técnicos de la empresa GEODESER y los arqueólogos de Diputación Provincial de Teruel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest